Cómo reducir el consumo de plásticos. Barcelona Hoy.
Plásticos flotando en el mar

Son muchas las organizaciones ambientalistas y dependencias gubernamentales que llevan campañas de concientización contra el uso excesivo de plásticos. Sucede que el plástico utilizado en exceso representa un problema ambiental urgente, debido a la cantidad de años que tarda en degradarse y la contaminación que esto significa para el planeta. Sin embargo, restringir su uso no solo debe quedar en manos de este tipo de organizaciones, sino que todos los ciudadanos del planeta deben llevar adelante hábitos y comportamientos para reemplazarlos y eliminarlos. Por eso, a continuación dejamos algunos trucos para evitar su uso, y contribuir de ese modo al cuidado del ambiente.


Llevar bolsas de tela al mercado

Si bien algunos mercados ya comenzaron a tomar conciencia, otros todavía ofrecen bolsas plásticas para el traslado de productos o alimentos. Esto significa un grave daño para el ambiente, ya que sus materiales suelen tardar cientos de años en degradarse. La mejor manera de evitarlo es concurrir a los supermercados con bolsas de telas o mochilas que pueden utilizarse una y otra vez. 

Bolsas de silicona para congelar

Muchas personas suelen congelar alimentos en bolsas plásticas con cierres del tipo zip, que luego de pocos usos terminan por desecharse. Lo ideal es comenzar a evitarlas, y reemplazarlas por bolsas de silicona que tiene una duración más prolongada. Para que tengan más vida útil, es importante mantenerlas limpias y tratarlas con mayor cuidado. Esto no solo permite dejar de consumir plástico, sino también lograr una mejor conservación de los alimentos. 

Envoltorios de cera de abeja

La cera de abeja es un envoltorio ideal para los alimentos y evitar así el uso del papel film. Se tratan de piezas con forma de papel que pueden recortarse y adaptarse a todo tipo de necesidad. La ventaja de la cera de abeja es que está producida de manera sostenible, y es de una larga duración. Solo es necesario tener algunos cuidados, como por ejemplo no lavar los envoltorios con agua muy caliente. Pero lo cierto es que puede utilizarse una y otra vez, y de ese modo eliminar para siempre el uso de films transparente. 

Bolsas de lino para el pan

Luego de que el pan sale del horno, lo mejor es dejarlo respirar de modo que se conserve crujiente. Para ello, las bolsas de lino son ideales, ya que permiten que entre aire y que el pan se conserve en buen estado. Sin embargo, las panaderías suelen ofrecer bolsas plásticas, que como ya dijimos tienen un fuerte impacto en el ambiente. Por eso, lo mejor es conseguir bolsas de lino para llevar a las panaderías, de manera que se reduzca el uso de plástico y se evite que el pan se eche a perder. 

Bolsas hechas de productos reciclables El reciclado de las bolsas plásticas lleva un proceso muy largo, por lo que es necesario reemplazarlas por bolsas que sean de fácil degradación. Estas pueden ser de algodón, u otros desechos vegetales, que tienen procesos más eficien

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí