Jugar al pádel con frecuencia mejora la vida sexual


Un reciente estudio de la Universidad de Barcelona confirma que jugar al pádel al menos dos veces por semana “mejora el rendimiento y el apetito sexual”. Según el profesor Saldaña la explicación se debe a una anormalmente elevada creación de endorfinas, las llamadas “hormonas de la felicidad”, que se generan al realizar ejercicio, mejorando el tono muscular, el sistema circulatorio y cardiovascular. Pero no es el único factor. Te lo contamos:


Un conjunto de factores, en ocasiones difícilmente medibles, parece propiciar que el pádel sea el deporte perfecto para mejorar nuestra actividad de pareja. Por un lado el simple hecho de practicar un deporte es positivo porque mejora nuestro estado de forma general. Por otro lado, en el caso concreto del pádel, también se requiere estar despierto mentalmente, hacer estrategias y trabajar en equipo, cosa que no es tan evidente en otros deportes.

«Jugar al pádel mejora el apetito sexual de los hombres un 20% y el de las mujeres un 35%»

Una vez que uno se siente bien física y mentalmente se aumenta la felicidad y mejora el humor, lo que indirectamente mejora las relaciones de pareja.

El deporte perfecto tras el covid-19

El pádel es un deporte que se puede practicar en cualquier época del año, incluso en época de covid-19 (no hay contacto físico) y es mucho más divertido que levantar pesas en el gimnasio. Aquellas personas propensas a buscar excusas lo tienen más fácil para evitar la tentación de quedarse en el sofá. El hecho de comprometerse a jugar una partida hace que todavía se reduzca más la posibilidad de echarse para atrás en el último momento.

Para muchas personas el pádel ha sido una estupenda manera de volver a retomar la actividad social después del confinamiento. No solo eso, es una manera especialmente cómoda de iniciar conversación con otras personas (y muchas de ellas del sexo opuesto). Además, existe la costumbre de que aquellos jugadores que hayan competido se queden después de terminar el partido tomándose un refrigerio mientras disminuyen las pulsaciones.

Jugar al pádel es la mejor manera de romper el hielo y conocer gente

Están surgiendo muchas relaciones de personas que se han conocido en el mundo del pádel. Pero también sirve en sentido contrario. Este deporte está sirviendo de vía de escape para gente que no está pasando un buen momento con su pareja. Se descarga adrenalina y se hace más llevadera la relación al volver a casa.

Jugar al pádel, y en particular en las ligas locales, es una buena forma de mantener una rutina, evitando la vida sedentaria y los picos en bajadas y subidas de peso. También provoca cansancio con lo que se mejora el sueño al hacerlo más profundo.

Por todo lo expuesto, y según el estudio de la UAB, el pádel mejora el apetito sexual de los hombres un 20% y el de las mujeres un 35%, haciendo que ambos sexos sean más receptivos a los encuentros amorosos, especialmente si ha habido una partida en las dos horas previas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí