Echenique es apartado de la cúpula de Podemos
Echenique es apartado de la cúpula de Podemos

Ante el malestar de la militancia de Podemos, por los malos resultados cosechados el 26 de mayo en las elecciones europeas y municipales, Pablo Iglesias ha destituido a Echenique como secretario de Organización del partido. Esto quiere decir que deja de ser la persona que controla el aparato. Los pesos pesados de la formación achacan a la «falta implantación territorial» una de las consecuencias de la debacle en los resultados (casi un millón de votos y 73 diputados autonómicos menos en solo cuatro años). Eso sí, Echenique seguirá dirigiendo la Secretaría de Acción de Gobierno.


Cada vez que Podemos se ha vuelto a presentar a unas elecciones ha perdido cuota de poder. Unidas Podemos ha perdido todos los autodenominados «ayuntamientos del cambio», con la excepción de Cádiz y sin peso en ningún parlamento autonómico, ni siquiera Cantabria o Castilla-La Mancha. A todo esto hay que sumarle la rebelión de la marca en Andalucía, en la que Echenique y Teresa Rodríguez (líder de Podemos en Andalucía) tuvieron un rifirrafe en público.

Pablo Echenique (hasta ayer secretario de Organización) junto con Juanma del Olmo (secretario de Comunicación) eran los dos cargos a los que todo el mundo culpa de la catástrofe. Se veía venir que alguno de los dos, o los dos, sería purgado por la cúpula. Además se suma que Echenique no tiene buenas relaciones con Irene Montero, que además es la mujer de Pablo Iglesias. Echenique fue el hombre de confianza de Iglesias cuando este destituyó a Sergio Pascual en 2016.

La salida de Echenique se produce apenas habiendo pasado 10 días desde los resultados del 26-M, y todavía se desconoce el nombre de su sucesor. Iglesias señala que el agujero negro del partido es el apartado orgánico. «Hemos hecho cosas mal. No hemos sido capaces de construir una organización con la suficiente implantación territorial que nos hubiera dado más fuerza. Hay que hacer mejor la implantación y la gestión de la pluralidad interna. Tenemos que tener más cuadros formados», como comentó en una entrevista que le hizo Juan Carlos Monedero.


Todo ha salido mal en Podemos

Los líderes territoriales tienen mucha parte de la culpa del desastre, no todo ha sido por la gestión de Echenique. De todas formas no es momento de hacer purgas internas «las tareas principales del partido en los próximas semanas y meses serán la Acción de Gobierno y la Acción Institucional de los parlamentos autonómicos y ayuntamientos, y como han dejado ver los resultados de las elecciones del 26M, fortalecer el trabajo sobre los territorios y los círculos a través de la Secretaría de Organización, y no es realista que ambas tareas pueda ocuparlas una misma persona».

En cuatro comunidades autónomas Podemos no cuentan con dirección territorial y el partido está dirigido por una gestora. No tiene personas de referencia. Unas veces por conflictos internos, otras por problemas judiciales (como en Cantabria o La Rioja), y otras por dimisiones masivas por la deriva del partido, como en Madrid (un ejemplo claro es Ramón Espinar). En Castilla-La Mancha, al no obtener representación parlamentaria, los dirigentes se dieron de baja. El partido está roto.

Mañana jueves Podemos celebra una ejecutiva, y se creará una Comisión de Seguimiento de Pactos de Gobierno (se supone que a todos los niveles). Si no hay ninguna novedad, Echenique será quien encabece esta comisión, y se estrenará en su nueva tarea como secretario de Acción de Gobierno. El relevo será comunicado a los dirigentes territoriales y al máximo órgano de dirección entre asambleas (el Consejo Ciudadano Estatal) este mismo sábado.

El temor es que con una cabeza no haya sido suficiente y el partido tenga que hacer una reflexión más profunda. Nadie quiere perder su puesto pero lo que está claro es que la militancia reclama cambios profundos. Hay quien ha solicitado un Vistalegre III (Ramón Espinar).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí