Tickets para la Sagrada Familia de Barcelona Hoy.
Turistas en la Sagrada Familia de Barcelona

Varias congregaciones de fieles de Barcelona han emitido un comunicado denunciando la costumbre que se está generalizando entre los turistas de asistir a misa para evitar pagar la entrada a la Sagrada Familia. Con ello están impidiendo que los católicos puedan asistir a los oficios religiosos. El ticket sencillo para la Sagrada Familia de Barcelona cuesta 17 euros y el completo 32 euros. Un precio que muchos turistas pretenden ahorrarse ocupando la sala de oraciones los domingos, aunque no profesen la religión católica, y ni tan siquiera el cristianismo.


Según el comunicado, y tratando de no señalar a nadie, los fieles de la parroquia de la Sagrada Familia denuncian que «menos de un 20% de los asistentes comulga» y «la inmensa mayoría no se conoce la liturgia y tampoco recita las oraciones». Es evidente que la intención de muchos visitantes, que portan voluminosas cámaras de fotos en algunos casos, no es la de escuchar la palabra del Señor.

«Son muchos los barceloneses que nunca han entrado en la Sagrada Familia»

Los turistas comienzan a hacer cola los domingos a las 7:30 h., muchas veces vestidos de forma inadecuada, y esperan a los oficios que se inician a las 9:00 h. Quien llega más tarde de las 8:00 h. ya no encuentra espacio dentro del templo.

La Sagrada Familia de Barcelona hoy

Turistas asiáticos en la Sagrada Familia. Barcelona Hoy.
Un espejo para ver el techo de la Sagrada Familia

Para bien o para mal el templo de la Sagrada Familia se ha convertido en un polo de atracción para masas de visitantes de todo el mundo, pero al mismo tiempo ha perdido gran parte de su razón de ser: servir de templo espiritual para los fieles de Barcelona. Los souvenirs en las aceras, los megáfonos de los guías turísticos y centenares de personas tratando de hacerse un selfie hacen que la experiencia religiosa se disipe.

Hay quien piensa que Antoni Gaudí, que era profundamente católico, se disgustaría al comprobar cómo su obra se ha banalizado. Otros en cambio opinan que era evidente que al arquitecto catalán le gustaba que su creación fuera objeto de todas las miradas, católicas o no. Paradójicamente son muchos los barceloneses que nunca han entrado en la Sagrada Familia.

Las dificultades para conseguir un billete, el precio y la masificación invitan a buscar otros templos si uno lo que desea es asistir a misa. Si lo que se busca es contemplar la obra de Gaudí por dentro, y dado lo abultado del precio del ticket de entrada a la Sagrada Familia, la primera visita se suele retrasar hasta coincidir con la llegada a la ciudad de algún amigo o familiar que venga de turismo.

Sagrada Familia. Tickets por las nubes

Hubo un tiempo en que si eras español podías entrar gratis a los museos españoles, por ejemplo, hasta los años 90 el Museo del Prado de Madrid costaba 1.200 pesetas para los extranjeros y gratuito para los españoles. Lo mismo ocurre hoy si viajas a Tailandia: el Palacio Real es gratuito para los locales y un precio notablemente alto para los foráneos. Incluso a día de hoy San Pedro del Vaticano, el mayor templo católico del mundo, es gratuito (el templo, no los museos vaticanos).

¿Habría que poner algún tipo de coto al turismo en la Sagrada Familia? ¿Tendría que haber precios especiales para europeos? Déjanos tu comentario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí