Muere el dibujante Uderzo, dibujante de Astérix y Obélix
Muere el dibujante Uderzo, dibujante de Astérix y Obélix

Albert Uderzo, el dibujante de Astérix y Obélix, murió a la edad de 92 años “de un ataque al corazón, no relacionado con el coronavirus” según su familia. Francia y el mundo del cómic posponen sus homenajes hasta que pase la pandemia.


Albert Uderzo no lo ocultó nunca: prefería Obélix a Astérix. Primero porque creó al repartidor de menhires él mismo, sin René Goscinny, en 1959, cuando la serie se lanzó en las páginas de la revista Pilote. Y porque aunque no lo reconociera Obélix era un poco como él.

Necesidad de reconocimiento

De Obélix, Albert Uderzo también poseía la sensibilidad y la generosidad. Consiguió vender en vida 380 millones de álbumes, pero siempre sintió que no se le apreciaba lo suficiente: “¿Tengo que esperar hasta que muera para que la gente pueda hablar bien de mí?” dijo en mayo de 2017, solo un mes después de una operación pulmonar que lo inmovilizó en su mansión privada en Neuilly-sur-Seine (Altos del Sena).

Un artículo de prensa que evocaba la fama mundial de Tintín, una serie que vendió mucho menos que Astérix (230 millones de copias) lo enfadó: «¡Solo hay atención para Tintín! Sin embargo, Asterix es un éxito extraordinario, pero nadie habla de eso ¡a nadie le importa!»

Albert Uderzo y René Goscinny en 1967
Albert Uderzo y René Goscinny en 1967

Esta necesidad de reconocimiento, persiguió a Albert Uderzo durante su carrera, especialmente después de la muerte de René Goscinny, el guionista, en 1977. Su decisión de asumir él mismo tanto el guión como los dibujos le expusieron a la crítica.

Su secreto era trabajo, trabajo y trabajo

Trabajó de forma incansable desde los 14 años hasta los 84 años. Su mano hinchada, al final de su vida, atestiguó las cadencias que se impuso a sí mismo cuando era más joven, especialmente durante el período más próspero, cuando era necesario entregar cada semana a Pilote una página de Astérix y otra de Tanguy y Laverdure. Dos series producidas en estilos de dibujo radicalmente diferentes.

El dibujante de Astérix y Obélix era un fuera de serie: se sentía tan cómodo dibujando cómics caricaturescos como cómics realistas.

Albert Uderzo en su estudio
Albert Uderzo en su estudio

Negó que su estilo de dibujo perteneciera a la escuela belga

Para quien no lo sepa existen tres grandes familias de estilos de cómics en el mundo: el estilo americano, donde predominan los superhéroes, el cómic europeo, donde sobresale el estilo belga (Tintín es un ejemplo) y el estilo asiático, más conocido como manga.

«Mi estilo no tiene nada de belga. Fueron los estadounidenses quienes me enseñaron a dibujar. Hice cómics de Walt Disney»

Albert Uderzo (2017)

Albert Uderzo odiaba que le encasillaran dentro del estilo franco-belga. «Lo siento, no soy nada belga», y añadía: «Fueron los estadounidenses quienes me enseñaron a dibujar. Hice cómics de Walt Disney». Y a pesar de que su familia era originaria de Italia su estilo decía ser marcadamente francés.

Biografía de Albert Uderzo

Albert Uderzo nació en Fismes el 25 de abril de 1927, un pequeño pueblo en el Marne donde su padre, carpintero de profesión, se había establecido después de abandonar Italia. Su destino se parece al de René Goscinny, nacido en 1926 en París, de padre polaco y madre ucraniana. Esta similitud convierte a Astérix, un héroe supuestamente “muy francés” con un nombre derivado de un símbolo tipográfico (el asterisco), en un producto puro de la inmigración.

Uderzo debe su apellido a un pequeño pueblo de Veneto, Oderzo, anteriormente Opitergium. Fundado en el  siglo 10 aC. fue destruido varias veces por los bárbaros con la caída del Imperio Romano. Cansados de estas invasiones algunos de sus habitantes se instalaron en el siglo VI en una laguna cercana, fundando un asentamiento permanente en la diminuta isla de Rialto, que siglos después se convertiría en la maravillosa Venecia.


Los padres de Uderzo vivían en La Spezia, Liguria. Fue solo después de una pelea con sus hermanos que su padre decidió emigrar a Francia en 1923.

Albert Uderzo en un principio se llamaba Alberto Uderzo con “o”, pero ya de adulto decidió prescindir de la “o” final, «para hacerlo más francés”, confesaba, después de haber «sufrido mucho, durante la infancia, de la mala idea que teníamos los franceses de los italianos, esos “macarrones sucios” que vinieron a comer el pan de los franceses».

Uderzo de niño creció en Clichy-sous-Bois, en los suburbios de París, donde finalmente se estableció su familia. El año en que sus padres obtuvieron la nacionalidad francesa, 1934, fue el año del primer número del Journal de Mickey.

El dibujante de Astérix y Obélix contratado primero como aprendiz

El dibujante de Astérix y Obélix vivió las emociones de un primer lector a través de las historias del ratón de Disney, publicadas en paralelo en Le Petit Parisien que su padre compraba regularmente. También leyó otros libros ilustrados de la época: Robinson, Hop-là !, L’Aventure, L’As Junior, Hurray… Finalmente conoció a Popeye, el personaje creado por EC Segar, que lo influenciaría mucho más tarde, cuando tuvo que dibujar peleas en Asterix.

El dibujante de Astérix tuvo una evolución a lo largo del tiempo
El dibujante de Astérix tuvo una evolución a lo largo del tiempo

Al ver que le gustaba dibujar, su hermano mayor Bruno decidió presentarlo a la editorial parisina, la editorial de los hermanos Offenstadt, que luego publicarían numerosas revistas para niños.

En 1940, el que más tarde sería el dibujante de Astérix y Obélix, Uderzo fue contratado como aprendiz, responsable, entre otras cosas, de las letras y la edición de fotos, y también se las arregló para que le publicaran algunas ilustraciones. La primera, en las páginas de la revista Junior, es una parodia de la fábula Le Corbeau et le Renard. Pero su sueño era hacer dibujos animados. Walt Disney era su ídolo y Blancanieves y los siete enanitos (1937) su referencia absoluta. Al final de la Segunda Guerra Mundial, se unió a un pequeño estudio parisino, pero la experiencia duró poco.

Decidió volver a los cómics después de leer un anuncio en France Soir que informaba de un concurso de historietas organizado por un editor. Dibujó a Clopinard, un viejo miembro del ejército napoleónico que perdió un ojo y un pie durante una batalla.

París estaba repleto de pequeñas editoriales y agencias de prensa especializadas en cómics. Dibujó más tarde una parodia de Tarzán, a la que llamó “Zartan” y luego “Zidore, el hombre macaco”. También se hizo cargo de una serie estadounidense, Captain Marvel Junior, publicada en un periódico belga.

Astérix, Obélix y el perro Ideafix
Astérix, Obélix y el perro Ideafix

“Reportero-diseñador”

Varios de sus personajes nacieron durante estos años formativos, en particular Arys Buck, un joven gigante con fuerza hercúlea acompañado por un enano llamado Castagnasse, vestido con una nariz grande, bigotes grandes y un casco alado: el comienzo de Astérix. El joven artista compró su primera mesa de dibujo, que mantuvo toda su vida, y la instaló con sus padres, en el comedor.

El servicio militar interrumpió su carrera, que comenzó nuevamente en 1950 en las columnas de France Dimanche, donde el dibujante de Astérix y Obélix fue ascendido el papel de “reportero-diseñador” como se decía entonces, cuya función consistía en superar la imposibilidad de enviar un fotógrafo a lugares donde había una noticia. Él criticó con sus dibujos, entre otros eventos, una pelea memorable entre diputados en la Asamblea Nacional por esa época.

“Asterix es bastante pequeño, enfermizo, no hermoso, contrario al uso que requiere que creamos héroes bien hechos para que los niños se identifiquen con ellos”

Albert Uderzo luego se unió a Yvon Chéron, el jefe de la agencia belga International Press, quien le presentó a su cuñado, Georges Troisfontaines, el director de otra agencia especializada en “la entrega de contenido dibujado”, World Press. Allí conoció a Victor Hubinon, Eddy Paape, Mitacq, Jean-Michel Charlier, quienes, más tarde, hicieron historia en los cómics franco-belgas.

El dibujante de Obélix conoce a René Goscinny

También conoció allí a un joven dibujante que vino directamente de los Estados Unidos: René Goscinny. Inmediatamente conectaron: “Después de haber acordado la urgencia de traer sangre nueva [al mundo del cómic], decidimos trabajar en colaboración, él para el la historieta, disciplina donde se sentía más cómodo, y yo con el dibujo, que me quedaba mejor. Tenía 24 años, él 25, y queríamos rehacer el mundo con toda la inconsciencia y toda la audacia de nuestra juventud”, escribió Uderzo en sus memorias.

Astérix y Obélix dibujados a lápiz por Albert Uderzo
Astérix y Obélix dibujados a lápiz por Albert Uderzo

Su primera colaboración fue una columna dedicada a los buenos modales, publicada en el semanario femenino Les Bonnes Soirées en 1951. Poco después, Goscinny y Uderzo se embarcaron en las aventuras de un joven de piel roja llamado Oumpah, que fue rechazado por el editor belga Dupuis, al igual que los editores estadounidenses a quienes René Goscinny mostró las primeras placas. No fue sino hasta 1958 que la serie tuvo éxito, en las páginas del Journal de Tintin .

Mientras tanto, hubo una crisis en World Press, que despidió a cuatro de sus colaboradores, incluidos Goscinny y Uderzo, acusados de haber querido crear una asociación para defender su condición de autores. Dos empresas, tanto de agencia de prensa como la de publicidad, nacieron de esta crisis: EdiFrance y EdiPresse, que lanzó Pilote en 1959.

El nacimiento de un mito: El cómic más vendido de la historia

El primer número, el 29 de octubre de ese año, vio aparecer dos series bajo el lápiz de UderzoTanguy y Laverdure, un par de aviadores imaginados por Jean-Michel CharlierAstérix.

Si bien Goscinny y Uderzo habían optado por una adaptación cómica del Roman de Renart, la idea de este pequeño y gallardo galán se les había ocurrido, dos meses antes, durante una noche en el departamento de HLM mientras el dibujante estaba ocupado en Bobigny.

El dibujante de Astérix y Obélix dijo: “Mis primeros bocetos revelan un personaje lo suficientemente alto como paraparecerse a la imagen de los galos que se suele transmitirRené luego me presenta la idea de un personaje bastante pequeño y enfermizo, no necesariamente inteligente, ni guapo, sino astuto e inteligente, contrario a la costumbre predominante que requiere que creemos héroes bien hechos para que los niños e identifiquen con ellos. “

El dibujante tenía razón: Las ventas de Astérix el galo se disparan


Publicada en el álbum, la primera historia de AstérixAstérix el Galo, tuvo comienzos modestos, las ediciones de Dargaud imprimieron solo 6.000 copias. “Siempre recordaré al Sr. Dargaud que estaba a cargo de las ventas, un tipo altivo que caminaba por los pasillos con botas y un látigo”. Un día, le dije: “Escuche, señor, ¿por qué no saca más provecho de nuestro álbum?” Él respondió: “Cuando llegue a 30.000 copias, hablaremos de eso nuevamente…” Cuando llegamos al millón, él ya no estaba en la casa, desafortunadamente”, dijo en una entrevista Albert UderzoLe Monde en noviembre de 2015.

El segundo episodio, La Serpe d’or (1962), vendió 20.000 copias, y el tercero, Astérix y los godos (1963), 40,000. Las ventas se dispararon.

Tras la muerte prematura de René Goscinny en 1977, a la edad de 51 años, el dibujante de Astérix y Obélix había decidido hacerse cargo de la serie solo, pero no era tan buen guionista como dibujante.

Uderzo murió el martes pasado, junto a su esposa, a la edad de 92 años. Sus personajes son para Francia una símbolo de unidad nacional y sus cómics han hecho felices a niños y adultos de todo el planeta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí