Parque de Can Solei y Ca l'Arnús en Badalona es uno de los parques más bellos de Cataluña. Construido en el siglo XIX en una finda del siglo XVI.
Parque de Can Solei y Ca l'Arnús en Badalona

El Parque de Can Solei y Ca l’Arnús es un parque situado en el barrio de Casagemes de Badalona. Está considerado hoy en día como el pulmón verde de Badalona, tanto por sus medidas como por su valor histórico, paisajístico y su riqueza vegetal y faunística; tanto es así que forma parte de la red de parques metropolitanos de Barcelona.


Te invitamos a que nos acompañes en este recorrido por uno de los parques más bellos de Cataluña:


En superficie ocupa 10,8 ha, de las cuales 3 pertenecen a Can Solei y 8 en Ca l’Arnús. Limita al norte con la C-31 , al oeste con la calle de la Seo de Urgel, al sur con la calle de San Bruno y al este con la riera de Canyadó. Se puede distinguir varias áreas dentro del conjunto, a diferenciar entre los jardines históricos, con toda una serie de elementos de gran interés; la zona de huertos, actualmente sin uso; la explanada superior, muy utilizada para celebrar actos de carácter popular, y finalmente el paseo central, que comunica las dos fincas y está flanqueado por plátanos centenarios.

Historia del Parque de Can Solei y Ca l’Arnús en Badalona

Las dos fincas habían sido de propiedad privada. Can Solei lo fue hasta los años setenta y Ca l’Arnús hasta los noventa. Con todo, en origen ambas habían sido una sola finca, por eso cuando se llevaron a cabo mejoras se quiso potenciar la unidad del conjunto.

Torre Arnús en Badalona
Torre Arnús

Can Solei se remonta a una antigua finca agrícola documenta el 1565 llamada Mas Solei. En el siglo XIX, Evarist Arnús i de Ferrer, un banquero, financiero, inversor, filántropo y mecenas destacado, con un papel relevante en la Exposición Universal de Barcelona de 1888, adquirió por pública subasta 8 ha del antiguo Mas Solei. Allí se construyó su casa de veraneo, bordeada de un jardín con elementos propios del estilo de la época, además de una zona de huerta para consumo propio y de las personas que trabajaban para él. Con todo se desconoce quien planificó el jardín, aunque se puede dividir cronológicamente las etapas de construcción, siendo primero el jardín romántico y luego el espacio inmediato a la casa de invitados, posterior a la casa principal.

Evarist Arnús i de Ferrer (1886)

El hijo de Evarist Arnús, Emili Arnús i Oliveras, modificó la fisonomía de la casa solariega, añadiendo la escalinata de la entrada e hizo construir el castillo de torre cuadrada en el centro del lago, construido en una piedra especial traída desde Bélgica. El pueblo de Badalona era invitado a entrar en los jardines en ocasiones especiales para participar en fiestas populares, conciertos o representaciones teatrales. Anecdóticamente, con motivo de la inauguración de la Exposición Universal de 1888, Evarist Arnús ofreció hospedaje a la familia real durante dos días en su casa, y la reina regente María Cristina, acompañada de Alfonso XIII (entonces un niño de dos años y medio) se alojó. De esta visita todavía queda la cadena que bordea la casa, signo externo que pernoctó un miembro de la familia real.


Dos meses después de estallar la Guerra Civil, ambas propiedades fueron confiscadas y abiertas a la ciudadanía, y se celebró un gran festival con motivo de la entrega “al pueblo badalonés de su parque público”. Los actos duraron un día y medio, en los que hubo sardanas, bailes, cantos corales, exposición y venta de dibujos, festival infantil, etc. Las ganancias de estos eventos fueron proveer las tropas que marchaban al frente. Sin embargo, finalizada la guerra, las fincas se devolvieron a sus antiguos propietarios.

Conversión en parques públicos de Badalona

Can Solei fue expropiado entre 1960 y 1970, y en 1977 finalmente se convirtió en parque público. La apertura de Can Solei se produce el 1984, y desde entonces se han ido haciendo actuaciones encaminadas a consolidar las estructuras existentes y que merecen ser conservadas, mejorar y consolidar las caminos históricos, recuperar el circuito de agua y potenciar la vegetación.

Reloj y castillo del lago del Parc de Can Solei i Ca l'Arnús
Reloj y castillo del lago del Parc de Can Solei i Ca l’Arnús

Acerca de Ca l’Arnús, la cuarta generación de la familia Arnús vendió parte de la finca a la Corporación Metropolitana de Barcelona y otra a una inmobiliaria. Hoy día casi toda la finca es pública; la vieja reivindicación “Ca l’Arnús, parque público” es una realidad. Uno de los grandes retos del Ayuntamiento de Badalona fue comunicar definitivamente Can Solei y Ca l’Arnús.

Unión definitiva de Can Solei y Ca l’Arnús

La unión definitiva se convirtió en una realidad en 2007, momento de inauguración de Ca l’Arnús, cuando el Ayuntamiento de Badalona hizo efectiva la conexión simbólica a través de una puerta que unía los dos espacios. Actualmente la comunicación está mucho más garantizada a través del eje vertebrador del parque, que circula paralelo a la calle de San Bruno, uniendo el arroyo de Canyadó con la calle de la Seo de Urgel, además hay varias caminos desde el lado de la torre de vigilancia, y los anexos al jardín de los Cocula en la parte de Can Solei.

Qué visitar en Can Solei y Ca l’Arnús

Parque de Can Solei en Badalona

La configuración actual con los edificios y los jardines en la parte baja es de finales del siglo XIX. Actualmente es un espacio con diferentes niveles separados claramente por sus usos. En la parte superior podemos encontrar una explanada arbolada con pinos que se utiliza para actividades de ocio. Inmediatamente por debajo, hay un espacio de transición con arena y viejos plátanos de sombra que separa el jardín histórico, con una profusión vegetal considerable, propia de los jardines de aquella época.

Árboles de Can Solei i Ca l'Arnús
Árboles de Can Solei i Ca l’Arnús

En 1994 sufrió una remodelación que le dejó sin algunos de sus rasgos característicos propios de los jardines románticos, tales como la circulación de agua, la gruta o las fuentes. Elementos que se han intentado recuperar en las últimos actuaciones de mejora del parque.

Jardines y explanada de Can Solei

Los jardines crean un espacio con un ambiente sombrío, íntimo y protector, que envuelve al paseante. Dentro, los caminos de arena recorren la zona: parterres de formas y tamaños variables, recubiertos y bordeados de hiedra con árboles centrales y restos de rocallas, reproduciendo cascadas, lagunas y manantiales, recuerdan su marcado carácter romántico.

El verde perennifolio de pinos, cedros, tejos, laureles, cocula, entre otras especies, dominan el parque todo el año, mientras que los árboles caducifolios son los que resaltan los cambios estacionales. Por lo tanto, hay que remarcar la diversidad vegetal y una notable presencia de árboles singulares y arbustos convertidos en pequeños árboles. Precisamente, entrando por la calle de la Seo de Urgel hay una plazoleta rodeada de palmeras de diferentes especies que contrasta con los alrededores.


La explanada es el sector más elevado y soleado, había sido dedicado tradicionalmente al cultivo de huertas y árboles frutales para consumo familiar. Hoy es un gran plaza del parque, que acoge actividades lúdicas y de ocio. La vegetación que más destaca de esta zona son los pinos piñoneros , también hay algunos robles aislados, encinas, almeces y algún eucalipto . Hay que hacer especial mención de una Nolina, el “Candelabro”, de más de cien años, una de las singularidad botánicas más notables de la red de parques metropolitanos.

Casas solariegas

Entre los jardines y la explanada están las antiguas casas de familia, separadas por un patio central con palmeras, algunas muy poco habituales, como la Buti, o singulares como la palmera de dátiles. Los edificios son de bellas y sencillas líneas arquitectónicas, con galerías y terrazas vertidas en el patio que disponían antiguamente de una gran riqueza de mobiliario y elementos decorativos.

Parque de Ca l’Arnús en Badalona

El conjunto de Ca l’Arnús es único en la ciudad por sus edificaciones singulares, como por su riqueza vegetal y faunística, testigos vivientes de cómo estaba estructurada la vida, el ocio y la acogida de la gente de familias acomodadas del siglo XIX.

La parte más antigua de los jardines fechada entre 1870 y 1880. Tiene un diseño romántico propio de los jardines de la época, con una exuberancia tupida donde predominan los Cocula, las palmeras, los pinos, los eucaliptos, los plataneros, los palmitos, los cipreses, los bambúes, las casuarinas o los ombúes, Entre otras especies, muchos de estos árboles son centenarios y de gran tamaño.

Torre del agua en el Parque de Badalona Can Solei
Torre del agua

Diferentes caminos y recorridos sinuosos recorren el jardín, combinados con elementos románticos como el gran lago navegable, las fuentes ornamentales, esculturas, grutas y zonas de cascada o glorietas. Destacan los edificios relacionados con el jardín: la torre Arnús, el castillo del lago, la torre del agua y la torre del reloj. Los caminos son los ejes principales de la finca, desde la calle San Bruno y desde el arroyo de Canyadó, dos paseos de plataneros a ambos lados entran en el jardín.

Torre Arnús

La torre Arnús presenta el resultado de diferentes intervenciones a lo largo de los años. Josep Oriol Mestres fue el primer arquitecto. Entre otras obras destacadas está el Gran Teatro del Liceo y la fachada de la catedral de Barcelona. Años después, Emili Arnús encargó una remodelación a Salvador Vinyals, que también proyectó el castillo del lago y de otros proyectos de los Arnús. La casa es de estilo neoclásico, es cuadrangular, con planta baja, piso y desván. Tiene en la fachada principal un porche con cuatro columnas que sostienen las terraza que mira al mar. En los laterales hay galerías con arcadas y una azotea, orientado a montaña, en la parte de atrás.

Jardín de los Cocula y plaza de la glorieta

Cerca de la torre Arnús hay el jardín de los Cocula. En uno de sus parterres cercanos hay un busto de Evaristo Arnús, pero el elemento más destacable de esta zona es la torre del Reloj, datada de 1883, dentro se encuentra una estación meteorológica que hizo construir Evaristo Arnús, dotada de un calendario perpetuo y de todos los instrumentos de medida (termómetro, pluviómetro, higrómetro, etc.) de la prestigiosa marca Ferrer, Collin y Cia. Está forrada en madera por la parte exterior, y originalmente estaba junto al antiguo Teatro Lírico de Barcelona, fundado también por Arnús, situado en el paseo de Gràcia, entre las calles Provenza, Pau Claris y Mallorca. Tras el derribo del teatro, Emili Arnús decidió trasladarlo a sus jardines de Badalona. Ha sido restaurado en los últimos años.


Inmediatamente tras este espacio hay una plaza más abierta, con una glorieta como elemento central. En el prado contiguo están las dos únicas esculturas que han quedado en el parque de las muchas que la habían adornado antiguamente: un Hércules Farnesio y una Venus púdica, formaban parte del jardín neoclásico de finales del XVIII y fueron las únicas que se salvaron tras la ocupación del parque por los militares durante la Guerra de Independencia Española.

Entre este espacio y el jardín de los Cocula está el camino de los cipreses, que inicia su recorrido en el límite superior de la finca, donde está la fuente de San Antonio y el mirador del lago. Es el camino central que conecta las distintas partes del jardín de Ca l’Arnús. Pasada la balsa, a mano izquierda, está la Torre del Agua. Construida alrededor de 1887, está hecha en ladrillo visto, piezas de piedra caliza y el depósito de hierro, su función era almacenar y distribuir agua del pozo.

El lago, el castillo y la Casa Nueva

El lago es uno de los elementos más característicos del parque. Lo envuelve una gran masa de vegetación rica y diversa: palmeras, árboles del amor y mimosas, en medio del lago el Cocula Gordo de Ca l’Arnús, el más robusto y corpulento de los que hay en el parque. Alimentado antiguamente por una mina, hoy perdida, su forma recuerda a un ocho achatado, siendo su dos islas los huecos. Cuenta con todo un sistema de puentes y caminos, que crea una sensación de encontrarse en un lugar escondido e impenetrable.

El lago del parc de Can Solei i de Ca l’Arnús
El lago del parc de Can Solei i de Ca l’Arnús

Con el lago, el otro elemento singular es el castillo, de estilo neogótico, con almenas en la cima, puente levadizo y embarcadero, se levanta sobre las aguas y da un aire más romántico al jardín.

El elemento final de Ca l’Arnús es la casa nueva, construida a mediados del siglo XX junto al lago, de líneas sencillas y elegantes. Tiene forma rectangular, planta baja y un piso y galerías en los laterales. Plantas trepadoras de diferentes especies y colores adornan la fachada. Delante hay una piscina bordeada por un semicírculo de arbustos recortados. A medida que uno se aleja más de la casa la vegetación se va haciendo más densa y se convierte en un pequeño bosque, donde dominan los pinos y las encinas, en medio de una gran diversidad de árboles y arbustos.

Actividades

A lo largo del año se celebran varios actos en el ámbito del parque. Es un escenario importante dentro de las Fiestas de Mayo de Badalona, lugar de celebración de la Fiesta del Badiu y de algunos de los conciertos que se realizan en el marco de la Fiesta Mayor de Agosto. En septiembre también se celebran los actos del encuentro de la sardana.

El Museo de Badalona realiza visitas guiadas periódicamente en el parque.

Cómo llegar al Parque de Can Solei y Ca l’Arnús en Badalona

El contornos del parque tienen una serie de paradas de autobús, todos operados por TUSGSAL:

  • B2 (Badalona Canyadó – Sta. Coloma H. Espíritu Santo)
  • B4 (Badalona Mas Ram – Badalona Montigalà)
  • B29 (Badalona Montigalà – Tiana Polideportivo)
  • B30 (Sta. Coloma Can Franquesa – Tiana La Virreina)
  • B31 (Badalona Manresà – Sta. Coloma Pl. De la Vila)
  • B44 (Badalona Pomar – Badalona Av. Martí Pujol)
  • N9 (Barcelona Pl. Portal de la Pau – Tiana Edith Labrador)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí