Telemedicina en España
Telemedicina en España

Hoy hablaremos de qué es la telemedicina en España y cuáles son sus principales desafíos. La telemedicina en nuestro país todavía tiene que afrontar grandes retos médicos, técnicos, organizativos, económicos y legales, así como otras preocupaciones subjetivas.

Desafíos médicos

La telemedicina no tiene por qué estar ligada necesariamente a la telemática, sino siempre a la medicina y tiene que cumplir con sus requisitos básicos. Esto incluye los esfuerzos de los diversos proveedores de servicios de salud (como un médico online, enfermeras móviles, fisioterapeutas y una multitud de otras profesiones sanitarias) para mantener la salud. eEsto es, en palabras de la Organización Mundial de la Salud, un «estado de perfecto bienestar físico, mental y social y no la mera ausencia de enfermedad o dolencia «para que los pacientes sean atendidos.

Desde un punto de vista médico puede haber una división local del trabajo. El paciente y el profesional examinador de la salud (como un tecnólogo en radiología) y el especialista no están en el mismo lugar, pero están vinculados por una orden de tratamiento médico conjunta.

Retos de la telemedicina en España

Desde el punto de vista médico, es fundamental que las tareas, deberes y derechos específicos de los distintos grupos profesionales implicados se definan de forma transparente para el paciente y se lleven a cabo con garantía de calidad. Todos los subelementos están destinados a ayudar a proporcionar el mejor apoyo posible para los procesos médicos básicos.

El uso de tecnologías modernas de la información y la comunicación ha creado numerosas oportunidades nuevas, pero también riesgos para la telemedicina en España:

  • Cuidados posteriores basados ​​en Internet y telemedicina.
  • Cuidados postoperatorios de rehabilitación en el hogar. Un estudio demuestra que la efectividad del postratamiento de la telerehabilitación es ahora, por ejemplo, un componente opcional de la atención de los pacientes ortopédicos.ejemplo.

El periodista y médico Martin U. Müller se pronunció en abril de 2020 a favor de introducir una titulación adicional para los médicos que tratan a los pacientes de forma telemédica. Esto requiere habilidades especiales para diagnosticar de forma remota ciertas enfermedades.

Desafíos técnicos de la telemedicina en España

¿Qué es la telemedicina? la telemedicina en España es (también) el uso de medios de comunicación con fines médicos, por lo tanto, incluye el requisito de interoperabilidad entre los participantes en la comunicación. El esfuerzo técnico es a veces elevado, especialmente cuando las modalidades radiológicas deben conectarse a estaciones de trabajo y archivos distantes utilizando el estándar DICOM.

Otro problema es la calidad de los datos, que puede modificarse mediante la extracción, su reenvío o su compresión. Por tanto, los procedimientos telemédicos deben validarse clínicamente.

Debido a las regulaciones extremadamente restrictivas para la transferencia de datos de pacientes, garantizar la protección de datos es un desafío para la telemedicina en España. Como regla general, los datos personales solo pueden ser anonimizados o seudonimizados. Las soluciones técnicas para esto también son el cifrado del flujo de datos, que requiere que el remitente y el receptor estén equipados adecuadamente.

La telemedicina en España y las personas mayores

La facilidad de uso de los dispositivos es importante. Un obstáculo para la telemedicina en España es la facilidad de uso de las tecnologías necesarias para ello, especialmente para las personas mayores. Hasta ahora, este grupo ha tenido relativamente pocos puntos de contacto con este tipo de dispositivos. Esto es particularmente importante para los enfermos crónicos, ya que los pacientes deben utilizar los aparatos correspondientes de forma independiente, principalmente en su propia casa. Las personas mayores, en particular, suelen tener dificultades para ver, oír o destreza. Esto debe tenerse en cuenta al diseñar las pantallas y los elementos operativos y los controles adicionales.

Desafíos organizacionales

Los interlocutores en la comunicación deben hacer arreglos sobre cómo debe llevarse a cabo el intercambio de datos. Se deben acordar horarios fijos para la transmisión. Esto no siempre se puede garantizar en la práctica clínica diaria.

La teleconsulta también requiere documentación, lo que puede dar lugar a trabajo adicional. Los procesos defectuosos son una de las principales causas de errores médicos. Se sabe desde hace mucho tiempo que en medicina, como «ciencia de la acción», la calidad del proceso (la calidad de los procedimientos de tratamiento) es mucho más importante para el resultado de la terapia que la calidad estructural (el equipamiento de una instalación). Esto se confirma, por ejemplo, mediante análisis de tratamientos defectuosos, que se remontan a una calidad de proceso inadecuada en aproximadamente el 70% de los casos. En particular, los problemas de coordinación entre los involucrados, las deficiencias en la documentación, los problemas de transición o la falta de pautas terapéuticas pueden conducir a errores de tratamiento.

En los últimos años, han ganado importancia las ayudas de procedimiento estructuradas, como las directrices y las denominadas vías de tratamiento. Se espera que aumenten la calidad de los procesos de tratamiento en la telemedicina en España. Es particularmente importante para los proveedores de servicios que el tratamiento esté sujeto a pautas aplicables, procesos de calidad asegurada y certificaciones.

Desafíos económicos

La telemedicina en España genera costos fijos (hardware y software) y costos operativos (de conexión o de personal). La pregunta aquí es quién asumirá estos costos. En muchos lugares, la remuneración y la facturación siguen siendo un obstáculo para la introducción de la telemedicina en España. Muchos proyectos financiados dejan de funcionar después del período inicial aun siendo exitosos.

Para establecer la telemedicina en España, además de su eficacia, también debe ser rentable. Por ejemplo el método EvoCare ha sido reconocido por las aseguradoras de salud, después de que se haya emitido una prueba de efectividad y rentabilidad, y puede facturarse como atención estándar. Es el primer servicio sanitario digitalizado reembolsable.

Desafíos legales de la telemedicina en España

En general, una “primera opinión” se diferencia de una segunda opinión complementaria. Si bien la segunda opinión causa menos preocupaciones legales, una opinión inicial basada puramente en telemedicina puede ser legalmente problemática. Tal situación puede darse, por ejemplo, si no hay ningún especialista en el lugar y el diagnóstico se realiza únicamente a través de una consulta telemédica de especialista que no es el habitual.

La calidad de los datos también es decisiva para la valoración. Por lo tanto, debe llevarse a cabo una validación del procedimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí