Fallece Kirk Douglas a los 103 años.
Fallece Kirk Douglas a los 103 años.

Kirk Douglas, una de las últimas estrellas de cine supervivientes de la época dorada de Hollywood, cuya apariencia robusta e intensidad muscular lo convirtieron en una presencia dominante en películas célebres como “Espartaco” o “Senderos de Gloria”, ha muerto este miércoles en su casa en Beverly Hills, California. Tenía 103 años.


Su hijo, el actor Michael Douglas, anunció la muerte en un comunicado en su página de Facebook.

Douglas se recuperó de los efectos de un derrame cerebral grave que sufrió en 1996. En 2011, con el bastón en la mano, subió al escenario en la ceremonia de los Premios de la Academia, coqueteó de buena gana con la coanfitriona Anne Hathaway y bromeó en su presentación del Oscar a la mejor actriz de reparto.

Para entonces, y más aún cuando se acercaba a los 100 y desapareció de la escena pública, era una de las últimas estrellas en un firmamento de Hollywood que pocos en el Teatro Kodak en esa noche de los Oscar podrían haber conocido, excepto a través de las películas antiguas. La mayoría de los que llenaban el salón ni siquiera había nacido cuando Kirk Douglas estaba en su apogeo en los años cincuenta y sesenta.

Muere Kirk Douglas a los 103 años.

Pero en esos años, Kirk Douglas era una estrella tan grande Burt Lancaster , Gregory Peck , Steve McQueen o Paul Newman, que saltó a la fama en los años de la posguerra. Era muy reconocible: la mandíbula sobresaliente, la barbilla con hoyuelos, la mirada penetrante y la voz quebrada.

En su apogeo, Douglas apareció en hasta tres películas al año, a menudo con actuaciones aclamadas por la crítica. En sus primeros 11 años de actuación cinematográfica, fue nominado tres veces al Premio de la Academia al mejor actor.

Era conocido por sus papeles masculinos, en westerns, películas de guerra y espectáculos de la época romana, especialmente “Espartaco” (1960).

Muchas de sus primeras películas fueron olvidables (variaciones sobre temas manidos de Hollywood) y los espectadores tardaron en reconocer algunos de sus mejores trabajos. Pero cuando encontró el papel correcto, demostró que podía ser muy bueno.

Al principio fue aclamado por sus actuaciones como productor junto a Lana Turner, en “The Bad and the Beautiful” (1952), y como van Gogh en “Lust for Life” (1956). Cada uno consiguió una nominación al Oscar.

Muchos críticos pensaron que debería haber obtenido más reconocimiento por su trabajo en dos películas en particular: “Paths of Glory” (1957) de Stanley Kubrick , en la que interpretó a un coronel francés en la Primera Guerra Mundial tratando en vano de evitar la ejecución de tres soldados inocentes y “Lonely Are the Brave” (1962), un western poco convencional sobre un vaquero que envejece.


Al principio, el Douglas se encasilló en personajes con un semblante duro y algo desagradable. “Siempre me han atraído los personajes que son en parte sinvergüenzas”, dijo Douglas a The Times en una entrevista en 1984. Sin embargo, a menudo se las arregló para ganarse la simpatía del público incluso por el más negro de sus personajes al sugerir un elemento de debilidad o tormento en su personaje.

“Para mí, actuar es crear una ilusión, mostrar una disciplina tremenda, no perderse en el personaje que representa”, escribió en su autobiografía más vendida, “El hijo del trapo” (1988). “El actor nunca se pierde en el personaje que interpreta; la audiencia lo hace”.

La única vez que la normaa estuvo a punto de romperse fue durante la filmación de “Lust for Life”. “Sentí que estaba pasando la línea roja, en la piel de Van Gogh”, escribió. “No solo me parecía a él, tenía la misma edad que tenía cuando se suicidó”. La experiencia fue tan aterradora, agregó, que durante mucho tiempo se mostró reacio a ver la película.

“Mientras estábamos filmando”, dijo, “llevaba zapatos pesados ​​como los que usaba Van Gogh. Siempre mantuve uno desatado, para sentirme descuidado, fuera de balance, en peligro de tropezar.”

La mayoría de las personas que trabajaban con el Douglas estaban impresionados por su intensa seguridad de sí mismo o desanimados por ella. Estaba orgulloso de su físico musculoso y su destreza física y rechazaba regularmente el uso de especialistas y suplentes, convencido de que podía hacer casi cualquier cosa que la situación requiriera.

Preparándose para “Campeón”, entrenó durante meses con un luchador retirado. Tomó lecciones de trompeta con Harry James para “Young Man With a Horn” (aunque James interpretó la banda sonora de la película). Se convirtió en un jinete experto y aprendió a conducir rápido lo que le dio autenticidad a su Doc Holliday cuando él y Lancaster, atacaron a la pandilla de Clanton en el tiroteo final en “Gunfight at the OK Corral” (1957)

Últimos años

En sus últimos años dedicó su tiempo a la caridad, haciendo campaña con su esposa para construir 400 parques infantiles en Los Ángeles y estableciendo el Centro Anne Douglas para Mujeres sin Hogar, para el tratamiento de la adicción a las drogas y el alcohol; Kirk Douglas High School, un programa para ayudar a estudiantes con problemas a terminar su educación; y el Teatro Kirk Douglas, para nutrir a jóvenes artistas teatrales.

En 2015, en su 99 cumpleaños, él y su esposa donaron 15 millones de dólares al Motion Picture & Television Fund en Woodland Hills para la construcción del Kirk Douglas Care Pavilion, una instalación de 35 millones de dólares para el cuidado de actores con la enfermedad de Alzheimer.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí